Una historia de Peloteros: El cuento alemán

Por Sebastián “Retro” Garrido 

Corría el año 1972 y la ACF (actual ANFP), buscaba un técnico que llevará a Chile a la Copa del Mundo Alemania 1974, tras el fracaso en las anteriores eliminatorias (Nota: En el camino a México 1970 fue eliminado por Uruguay en el Grupo 3).

En la Asociación ya estaban hasta “la coronilla” de los malos resultados, de copas perdidas, de eliminaciones a última hora, de irregulares rendimientos en los Sudamericanos y Copas Américas, ante lo cual, dirigieron sus ojos hacia Europa, en donde creían poder encontrar a quien anhelaban.

En esa búsqueda, reclutaron al “experimentado” Rudi Gutendorf, entrenador alemán de dilatada experiencia, quien se encontraba en…Perú, finalizando su contrato con Sporting Cristal. Los dirigentes chilenos sucumbieron ante la verborrea del adiestrador, quien prometía una verdadera revolución futbolística en la “Roja de Todos”.

Su estreno fue ante Argentina por la Copa Carlos Dittborn (torneo amistoso que se disputaba entre Chile y la selección trasandina). En dicho encuentro, disputado en mayo de 1972, el cuadro dirigido por Gutendorf cayó por 3-4. Para la “Roja” convirtieron Francisco “Chamaco” Valdés en dos ocasiones y Carlos Caszely.

Unos meses después, nuestra selección fue invitada a la Copa Independencia, que se disputó en Brasil. En su expedición en el país de samba, formó parte del grupo B junto a Portugal, Irlanda, Irak y Ecuador. en donde no se hizo un mal torneo, obteniendo tres victorias y una derrota ante los “lusos”, quienes contaban con Eusebio entre sus filas (para los más jóvenes, era como un Cristiano Ronaldo de esta época…pero 10 veces mejor).

La aventura de este alemán seguiría, citando en su proceso a más de cien jugadores según las crónicas de la época, con la mente puesta en los duelos clasificatorios para Alemania 1974, pero algo no cuajaba entre los jugadores y el seleccionador.

Diversas anécdotas retratan lo que se vivía en Juan Pinto Duran, donde en medio de una sesión de entrenamiento, el estratega se “ponía a orinar” a un costado de la cancha o permitía el ingreso de su bella esposa, quien se recostaba a tomar sol en topless, mientras nuestros jugadores difícilmente podían concentrarse en las enredadas instrucciones de Rudi.

También está el registro de un particular modo de entrenar con un péndulo de hierro (tal como se aprecia en la imagen principal), en donde los jugadores debían esquivar la bola, ya que, según el alemán, ganarían mayores reflejos y movilidad. El lema era “Cráneos rápidos o fracturados”

Finalmente, dos derrotas consecutivas en duelos amistosos marcaron el adiós del estratega, contra México y contra Argentina…nuevamente. Para el recuerdo de algunos o pesar de otros, en  1972 llamó a un joven futbolista de Universidad de Chile de tan solo 17 años…un joven llamado Eduardo Bonvallet Godoy.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *