Por Pablo Canivilo | @PabloCanivilo 

El 25 de diciembre de 1914, tras seis meses de guerra, los alemanes decidieron celebrar la navidad a pesar de que los altos mandos de su ejército estaban en contra.En medio de estas fiestas, en plena Primera Guerra Mundial, soldados alemanes y británicos jugaron un partido de fútbol en la localidad belga de Ypres. 

Los germanos, cansados del desgaste que significaba el conflicto, decoraron las trincheras con adornos navideños y entonaron villancicos que fueron respondidos por las tropas británicas. Soldados de ambos bandos se reunieron e intercambiaron algunas de sus pertenencias  para celebrar la festividad.

En medio de la tregua, un grupo de británicos retaron a un duelo futbolístico a los alemanes. Sin ningún árbitro de por medio, los equipos se enfrentaron durante 60 minutos. El resultado fue de 3-2 a favor de los bávaros, en un ambiente en el que estos hombres se olvidaron del contexto en el cual estaban inmersos y se decidieron a disfrutar con el balón.

El 17 de diciembre de 2014, en vísperas del primer centenario de este partido, el entonces presidente de la UEFA, Michel Platini, invitó al lugar a los jefes de estado de Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido e Irlanda para conmemorar el hecho.

En el lugar del encuentro, se levantó un monumento para rendir homenaje a los soldados que, a través del fútbol, protagonizaron un hecho de digno de destacar.

 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here