Por Pablo Canivilo | @PabloCanivilo

Corría el 30 de octubre del año 2005, cuando Universidad Católica se enfrentaba en el estadio Sausalito a Everton de Viña del Mar, en partido válido por la 16° fecha del campeonato de clausura del fútbol nacional. El partido terminó 2-1  a favor de los cruzados, pero lo que quedaría para el recuerdo en aquel partido, fue el fin del récord de 1.352 minutos en los que el arquero argentino de U. Católica, Jose María Buljubasich, logró mantener su arco sin goles en contra. El último jugador en marcarle, Manuel Neira, quien en ese entonces rompía redes en Unión Española.

El “Tati”, había entrado en la historia del fútbol chileno en el partido que Católica disputó ante la Universidad de Concepción, donde destronó al ex portero de Cobreloa, Eduardo Fournier, quien ostentaba hasta ese momento el recórd de 1.012 minutos sin recibir goles desde el año 1985.

Se habían disputado 27′ minutos del primer tiempo en Viña del Mar, cuando en una contra del cuadro “ruletero”, Joel Estay entraba al área para definir la jugada, pero antes de que esto sucediera, el “Tati” cortó fuertemente la jugada y el árbitro del encuentro, Manuel Acosta, cobró penal para Everton. El encargado de patear el penal, Álvaro Ramos, quien con un tiro raso a la derecha del arquero trasandino, logró la ventaja parcial por 1-0 y el fin de la racha 16 partidos sin goles de Buljubasich.

 

 

 

 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here