Por Fabián Morales Pérez

El mandamás del Olympiakos griego, Vanguelis Marinakis, junto a otras 27 personas, entre ellos jugadores y árbitros, serán procesados por la justicia griega por su presunta implicación en un sofisticado sistema de arreglo de partidos, de acuerdo a lo informado por el Tribunal de Apelaciones de Atenas.

La investigación realizada durante los últimos dos años, ha concluido que hay sospechas fundadas para imputar a Marinakis por sus actos, junto a otros dos presidentes de clubes de la Primera División griega, Yorgos Spanós (Atrómitos) y Yannis Kobotis (Levadiakos), de acuerdo a lo informado por el medio español COPE.

Ente los otros imputados, aparecen varios jugadores del Veria, cuadro de la segunda división helénica, algunos árbitros y el actual entrenador de Standard Lieja (Bélgica), el portugués Ricardo Sá Pinto, quien dirigió al Veria anteriormente.

La fiscalía griega desestimó otros cargos que pesaban sobre el presidente de Olympiakos, cuadro que actualmente disputa la UEFA Champions League. Entre los cargos desestimados, se destaca la acusación de haber instigado a un ataque con explosivos que destrozó una panadería, propiedad de un árbitro de la Primera División griega.

El principal problema para el conjunto en donde militó Pablo Contreras hace algunas temporadas, es que en caso de Marinakis sea condenado por el delito de arreglo de partidos, tiene serias posibilidades de descender a la Segunda División por primera vez en su historia, hecho destacado, considerando que es un equipo grande en el país helénico.

 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here