Por Víctor Gómez

La polémica está instalada en el mundo del atletismo. Esto debido a la controversial decisión tomada por
los jueces de la Federación de Atletismo con la campeona europea y bronce en los últimos Juegos Olímpicos, la serbia Ivana Spanovic.

 

Tras una reñida prueba liderada por la estadounidense Brittney Reese, Spanovic tenía la oportunidad en su último salto de subirse al podio final. En este, la balcánica logró un registro mayor a los 7 metros, lo cual le colgaba la medalla dorada. No obstante, su salto quedó en 6,91 metros debido a un suceso insólito, pues su dorsal se habría despegado y dejó una huella en la arena varios centímetros atrás de donde ella realmente cayó.

A pesar de su razonable protesta, la organización fue clara e hizo oídos sordos a su protesta, dejando a Spanovic muy molesta y sin medalla. De hecho, la atleta serbia declaró amenazante en sus cuentas de Instagram y Facebook “1. Injusticia ; 2.Soy de Serbia/ Se que el oro será mío tarde o temprano”
Además, agregó horas después lo siguiente en motivo de agradecimiento: “Los colores de esta foto pintan el como me siento justo ahora. La competición se acabó, pero ahora quiero sentirme la mejor aún más. Gracias a todos por el apoyo y el amor. El show debe continuar…pues…eso”

Acerca de la competencia, el oro se lo llevó la estadounidese Brittney Reese, la plata para la rusa (atleta neutral) Darya Klishina y el bronce para la estadounidense Tianna Bartoletta. Spanovic quedó cuarta. Además, posiblemente para evitar este tipo de percances, desde el año siguiente los dorsales serán retirados por la Federación de Atletismo.