Por Manuel José Hevia | @Manuel_HeviaL

Tras una dramática clasificación al repechaje, Perú jugó hoy contra su historia. La primera barrera para la selección sudamericana fue en Wellington ante Nueva Zelanda.

Ricardo Gareca y sus dirigidos tenían clara la película. Conseguir un empate como visitante era un buen resultado y así lo trabajaron.

Pese a que los incaicos tuvieron un inicio prometedor, poco a poco se fueron quedando al debe. Los oceánicos, con lo poco que tenían, se las arreglaron para incomodar en ciertos pasajes del encuentro a la visita, especialmente los últimos 15 minutos de partidos.

Mención honrosa al arquero neozelandés, Stefan Marinovic, de los Vancouver Whitecaps de la MLS, quien destacó teniendo un par de paradas claves para mantener el 0-0.

Este próximo miércoles 15, en el Estadio Nacional de Lima, Perú tendrá la chance de volver a un Mundial después de 35 años ante su gente frente a los ‘All Whites’.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here