Por Fabián Morales Pérez | @tofieschileno

Tras grandes campañas en el Monterrey mexicano, las gruas de los equipos europeos llamaban al chileno Humberto Suazo. Tanto fue el interés, que finalmente el Real Zaragoza, a inicios del 2010, fichó al delantero nacional mediante un préstamo.

El chileno llegaba a una escuadra de la parte baja de la tabla, pero que necesitaba a un referente goleador para salir del mal momento. En España, el chileno disputó 17 encuentros (todos como titular) y convirtió seis goles.