Por Pablo Canivilo | @PabloCanivilo 

El 25 de enero es una de las fechas más tristes para los hinchas del Benfica y del fútbol. Ese mismo día, pero del 2004, las ‘Águilas’ enfrentaban al Vitoria Guimaraes cuando a segundos del termino del partido el húngaro, Miklós Fehér, se desplomó sobre el césped del estadio local.

En pleno partido, delantero sufrió un paro cardiorespiratorio que le quitó la vida, haciendo inútiles los esfuerzos de los equipos médicos por reanimarlo. Luego de unos minutos, Fehér fue llevado en ambulancia para ser trasladado al hospital de Guimaraes. Tras una aproximadamente una hora de intentar reanimar al futbolista, los médicos confirmaron el fallecimiento del húngaro quien tenía una arritmia cardíaca.

El Benfica retiró el dorsal número 29, que utilizaba desde 2002, año de su llegada al equipo. Una parte del estadio se habilitó para rendirle homenaje al delantero,  quien es recordado en el club con una pequeña estatua y una vitrina con la vestimenta del equipo que llevaba el día de su muerte.

Una delegación del club conformada por directivos del club, cuerpo técnico y todo el plantel, viajó a Hungría a entregarle la medalla del campeonato de liga 2004-2005 a los padres de Fehér en respeto al jugador y su estadía en el club.

El entrenador del Benfica en ese entonces, José Antonio Camacho, afirmó que: “Es lo más duro que me ha pasado en la vida. Una hora después tuve que parar el bus para decirle a sus compañeros que había fallecido”.

 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here