Por Pablo Canivilo | @PabloCanivilo 

A comienzos del nuevo milenio Michael Owen era una de los mejores futbolistas del mundo. Sin ir más lejos, el inglés debutó con 17 años en el Liverpool y a los 22 consiguió el Balón de Oro de 2001. Sus grandes actuaciones lo llevaron a fichar por el Real Madrid en el 2004.

En un artículo para el Sunday Mail, el ‘Golden Boy’ recordó su traspaso al equipo ‘merengue’ y también aprovecho de repasar a Philippe Coutinho tras su reciente fichaje en el Barcelona.

Decidí que tenía que irme, pero aun así, estuve llorando casi todo el camino de mi casa al aeropuerto. Parte de mí nunca quiso irse. Cuando el Real Madrid vino por mí en 2004, parte de mí estaba halagado y otra parte estaba confusa. Era un equipo con Zidane, Raúl, Beckham, Ronaldo, Roberto Carlos y Luis Figo. ¿Quién no querría jugar con ellos?, recordó el inglés.

Fue ahí cuando comparó su salida de Liverpool con la del brasileño: “A juzgar por las fotos de Philippe Coutinho camino de Barcelona la semana pasada, él no se sentía de la misma manera. Parecía más como si estuviera en una utopía“.

Para finalizar, el comentarista confesó que: “Si me quedaba en el Liverpool toda mi carrera, podría haber tenido una carrera fantástica como Steven Gerrard o Jamie Carragher e incluso haber ganado la Champions League, como hicieron un año después, pero siempre habría pensado en que hubiese pasado si me iba al Madrid”.