Por Fabián Morales Pérez | @tofieschileno

Definitivamente, el fantasma de la corrupción en la organización de grandes eventos deportivos sigue latente y pareciera no terminar. En las últimas horas, fue detenido el presidente del Comité Olímpico de Brasil, Carlos Arthur Nuzman, uno de los organizadores del máximo evento del olimpismo mundial.

Nuzman es acusado de participar en la operación de compra de votos de miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) para la elección de Río de Janeiro como la sede de los Juegos Olímpicos 2016.  De acuerdo con lo informado por la prensa brasileña, la detención del dirigente se enmarca en la operación “Unfair Play” (Juego Sucio), que tiene como objetivo investigar un posible caso de corrupción en el proceso de elección de la sede olímpica.

Durante septiembre, la fiscalía brasileña bloqueó las cuentas bancarias del dirigente y del empresario Arthur Cesas Soares de Menezes Filho, por las acusaciones de la Fiscalía brasileña, que asegura que Nuzman ayudó a organizar sobornos por 2 millones de dólares.

Leonardo Gryner, ex director del Comité Olímpico brasileño, también fue arrestado en la operación.