Por Fabián Morales Pérez 

En el Estadio de Mendizorroza, el ánimo era de tensión y necesidad. Deportivo Alavés sumaba una sola victoria en las primeras diez fechas del torneo español, siendo último en la tabla de posiciones y viendo como la salvación cada vez se pone más difícil.

Por eso, el duelo ante Espanyol era una nueva final para los dirigidos por el italiano Gianni De Biasi. El ex estratega de Alexis Sánchez y Mauricio Isla en Udinese decidió formar con el nacional Guillermo Maripán en el once inicial, como central por la derecha en una línea de cinco defensores, acompañado por el brasileño Rodrigo Ely y el hispano Adrián Diéguez en el centro de la zaga.

A los 45 segundos, el delantero venezolano Christian Santos abrió la cuenta por los locales y provocó el grito desaforado de una afición que quiere seguir en la máxima categoría de la Liga de las Estrellas. Tras el gol, Espanyol fue en busca del empate, chocando ante un rocoso planteamiento táctico del local, quien buscaba cerrar las líneas ante el acoso catalán.

A los 40 minutos del primer tiempo, fue expulsado Mario Hermoso en la visita, lo que hacía presagiar que el local podría descansar del acoso del equipo dirigido por Quique Sanchez Flores.

En la segunda etapa, a pesar de encontrarse con inferioridad numérica, Espanyol contó con varias llegadas, las cuales fueron abortadas por una defensa que era liderada por el chileno y la buena actuación del portero Pacheco, quien incluso tuvo una prodigiosa atajada en los descuentos, ante la definición de Sergio García.

Fiesta en Mendizorroza. Deportivo Alavés ganó por 1-0 ante Espanyol, sumó su segunda victoria en Liga y sale del último lugar de la tabla. No obstante, sigue en zona de descenso y deberá luchar para mantener la categoría.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here