Por Emma Lara Gallardo

A las 19:30h en punto sonó el pitazo para dar comienzo al duelo entre Universidad de Chile y River Plate de Uruguay por la fase inicial de Copa Libertadores. Cerca de 30.000 almas llegaron al Nacional para alentar al ‘León’. Sin embargo muchos de los asistentes ni siquiera pueden pronunciar la palabra del felino reinante en la selva.

Se trata de los hijos, sobrinos, hermanos y nietos que acompañaron a sus pares a presenciar un duelo internacional. Varios debutaron en este tipo de encuentros. Incluso para algunos era la primera vez que en su vida iban en el estadio.

Niños_UdeChile_RiverPlate

Así fue el caso de Catalina, que pese a ser su única experiencia, tenía claro todo lo que ocurría en la cancha: “Tiene que ganar la U y meter dos goles para poder seguir jugando”, decía mientras la gente de su lado sonreía al oírla. Además agregó que “yo veía los partidos en la tele, pero ahora siempre quiero venir al estadio”.

Si bien fue un partido aburrido y monótono, en donde el cuadro azul no pudo sacar adelante la tarea, los más pequeños resultaron ser los más optimistas y todos concordaron que el ‘Romántico Viajero’ más temprano que tarde volverá al triunfo.

Es entonces cuando empieza a tomar sentido el cántico de ‘Los de Abajo’ que dice: “Mis hijos serán del bulla antes que abran los ojos”, porque sin duda es un sentimiento que traspasa generaciones. Para muestra, un botón.

IMG-20160209-WA0066