Por Víctor Gómez

Jag är dit svarta odjur” (Soy tu bestia negra) dicen los suecos sobre su historial sobre la selección italiana, pues a pesar de no tener paternidad en los partidos frente a la azzurra, si le ha sido un incómodo rival a través de la historia, llegándose a convertir en verdugo varias veces.

Corría el año 1950, y ante un Pacaembú repleto, los suecos derrotaban a Italia, por 3-2, lo cual a la postre concretó el pase de Suecia en desmedro de Italia, eliminado. Ocho años después, los nórdicos hospedaban la cita mundial, en la cual Italia no estaría.

Ya varios años más tarde, llegaba 1992, y Suecia albergaría por vez primera una Eurocopa (la cual ganó Dinamarca). Coincidencia o no, Italia otra vez no estuvo. 12 años más tarde, se dio el famoso biscotto en el que Suecia igualaría ante Dinamarca, eliminando de esa forma a Italia de la Euro 2004, en beneficio de los nórdicos.

Ahora bien, si hablamos de esta generación de jugadores suecos, ya habían derrotado dolorosamente a Italia, pues el año 2015 les eliminaron de la Eurocopa Sub-21 que a la postre ganarían. Y así hasta llegar al lunes, donde eliminan a la cuatro veces campeona del mundo, luego de 15 mundiales jugados al hilo.

 

 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here